VI OCCGUARANTEE un proyecto “sustentable” que camina hacia el futuro

portada

Por Santi Mallorquí, CEO de Organic Cotton Colours.

Enero de 2015 fue el primer año que obtuvimos fibra de algodón de nuestra propia red de agricultores en cantidad suficiente como para hacer la exportación y el hilado en Barcelona.

Fue un proceso complejo puesto que teníamos grupos de agricultores repartidos en 3 estados: Piauí, Parahíba y Pernambuco. Distintas comunidades en el mismo estado y un total de 150 agricultores en su conjunto.

Hacer un buen planeamiento de carga era fundamental para optimizar los costes de transporte, aunque en ese momento nuestra prioridad pasaba por poder gestionarlo en tan solo doce días. Éste era el tiempo que yo estaría en Brasil y quería volver con la certeza de que todo había quedado bien resuelto.

Teníamos el algodón en un almacén donde la puerta grande de acceso al mismo había sido tapiada y no había forma física de sacar las balas a menos que echáramos una pared abajo. ¡Fue un gran momento, lo recuerdo como… no me lo puedo creer!… y ese fue solamente el inicio de un cúmulo de desafíos que tuvimos que ir sorteando como pudimos, eso sí, con mucha ilusión.

Las balas pesan 70 kg y se dejan manejar “a duras penas”. Su volumen no permite hacer un recorrido de 60 metros a pie hasta el camión. Tuvimos que pedir prestado un carrito de carga en un supermercado para poder sacar esas balas con cierta dignidad y contratar un grupo de jóvenes para manipular el material y hacer la carga en el transporte que lo llevaría hasta el puerto, allí ya es otra historia y al menos están equipados con carretillas para manipularlo todo debidamente.

El siguiente desafío que nos venía encima era el de emitir todas las facturas correctamente para poder contratar tanto el transporte en camión, la carga en el container y el despacho en los plazos establecidos desde el Puerto de Suape, Pernambuco. Estuvimos cuatro días encerrados en un despacho. Cada dos horas salía un nuevo obstáculo y nos modificaba la agenda planeada, fueron momentos de nervios y desesperación. En la siguiente foto veréis el recorrido legal de las notas fiscales que se tienen que emitir para hacer una correcta exportación. Los requisitos legales necesarios no son fáciles de obtener y hay que contratar una empresa especializada para que te haga un planning (como el de la foto) y así no tener las sorpresas que nos encontramos la primera vez.

Mapa de logística fiscal

Recuerdo especialmente a Gilceu, un conductor autónomo con camión propio contratado por la empresa transportista para llevar el último material que nos quedaba hasta la cooperativa del Puerto. A las siete de la tarde, cuando conseguimos tener el camión bien cargado, la empresa transportista canceló su contrato por teléfono. Oímos gritar furioso a Gilceu. Nos contó lo que sucedía y muy a su pesar tuvimos que vaciar toda la carga y contratar otra empresa.

Aunque el camión era de un familiar suyo, necesitábamos que una empresa transportista lo contratara para hacer el servicio. Una vez más con mucha fe y tirando de algún que otro hilo conseguimos que una empresa local accediera a contratar un transporte ajeno a su flota.

En la imagen Diógenes, Maysa, Gilceu y Ju la contable en el despacho da Coop Natural

Una vez todo el algodón ya estaba en el puerto franco donde se realizaba la carga del container, tuvimos varios problemas de documentación que retrasaron la salida. El resultado fue que tuvimos que dividir la carga total en 3 containers que se cargaron en días distintos. Aun así, viajaron en el mismo buque, pero al no conseguir hacer un grupaje, los costes de transporte se incrementaron considerablemente.

Sin duda aprendimos un montón de esta “primera vez”, y me gustaría destacar la inestimable ayuda recibida de Maysa Gadhela en esta primera exportación del proyecto OCCGuarantee Brasil.

Tras los acontecimientos de los últimos días vimos que era primordial tener una sociedad filial propia registrada en Brasil y empezamos los trámites para su creación. Si esta filial pudiera hacer la exportación se simplificarían los procesos de documentación y no dependeríamos de una sociedad ajena para cualquier contratación que precisáramos en el país.

En un inicio este proceso debía estar resuelto en 6 meses, o eso es lo que nos aseguró la empresa contratada para llevarlo a cabo… No os voy a relatar la crónica de sucesos para su creación ¡porque me pongo de los nervios! Finalmente, ya os puedo anunciar que, desde mi último viaje en junio 2017, hace apenas un mes, ya tenemos la sociedad debidamente registrada y legal para operar en Brasil 😉

Otro cabo que quedaba suelto era la incorporación de la variedad “Mocó” para todo el algodón blanco que estamos cultivando. Insistí desde un inicio en este proyecto y aunque ha tardado más de lo imaginado, ya es una realidad.

Esta variedad, que pertenece a la familia del “gossypium arboreum”, precisa de menos agua para su crecimiento, asimismo la planta produce abundantemente cinco años o incluso más. No hay que replantarla, así pues, también ahorra en el trabajo que este proceso conlleva aunque lo más importante es la calidad de la fibra en sí. Contaremos con fibras de 38 mm de longitud que nos van a proporcionar hilos más finos y resistentes y en consecuencia tejidos de mayor calidad.

Esta variedad es el llamado “oro branco” del Nord Este brasileño. Existe un vínculo emocional con todos los agricultores porqué hasta los años 80 era el algodón más deseado, símbolo de orgullo norteño, riqueza y estabilidad.

Tristemente desapareció del mercado a causa de la plaga del “bicudo” identificado por primera vez en Brasil en el año 1983, y desde entonces ganó protagonismo a cada año arrasando multitud de cultivos de algodón hasta hace pocos años donde se ha podido controlar su expansión con medidas preventivas.

Mirando hacia atrás me doy cuenta de que todos los contratiempos que hemos tenido han sido fundamentales para el desarrollo del proyecto OCCGuarantee. El camino que hemos seguido nos ha dado experiencia en el país. ¡Hoy solo puedo ver con optimismo el futuro! Tenemos un buen equipo de personas que al igual que yo están súper motivadas para que este proyecto salga adelante.

Como siempre les digo a los agricultores, lo más importante es que seamos capaces de ofrecer soluciones reales a cuantas más marcas del creciente mercado de la moda slow. Marcas que valoren el trabajo y el impacto que hay detrás de nuestra actividad. Marcas que quieran transmitir una historia real del material que usan y que apuesten por este valor añadido en sus diseños…

…solo así, con la suma de todos, podremos hacer sostenible e incrementar el número de familias humildes que forman parte de este proyecto además de proporcionar al mercado una fibra natural de la más alta calidad.

Mil gracias a todos los que habéis llegado hasta el final de este conjunto de relatos sobre el proyecto OCCGuarantee.

Para mí ha sido una muy nutritiva experiencia revivir, con vosotros, las principales situaciones profesionales que hemos sufrido estos últimos años.

Os deseo un fenomenal verano lleno de paz y luz. 😉

 

* A continuación compartimos el acceso directo a los 6 artículos que forman esta fantástica serie:

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

Recibe información sobre nuestra plataforma: cursos, proveedores, nuevas noticias del blog, eventos, etc…

Dejanos un comentario y estaremos encantados de responderte

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos