Qué significa para la moda el acuerdo sobre el Clima COP21

The Business of Fashion. 16 de diciembre 2015.

La semana pasada, 195 países llegaron a un acuerdo histórico sobre el cambio climático. ¿Cómo va a afectar a la industria de la moda y cómo están respondiendo los negocios?

LONDRES, Reino Unido

El sábado en París, tras dos semanas de tensas conversaciones, se llegó por fin a un acuerdo histórico entre los representantes de 195 países para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El acuerdo, que entrará en vigor en 2020, tiene por objeto garantizar que el calentamiento global no supere los 2 grados centígrados por encima de los niveles pre-industriales, con el objetivo adicional de limitar a 1,5 grados. Un aumento de temperatura de 2 grados podría desembocar en cambios catastróficos como clima extremo, aceleración del derretimiento de los casquetes polares y el aumento peligroso del nivel del mar.

Como primer acuerdo universal sobre el cambio climático, el de París envía una señal importante a todos los países – incluyendo naciones emergentes como China e India – que se han comprometido con un futuro bajo en carbono. El sector privado también tiene un papel que desempeñar – y los partidarios del acuerdo son optimistas sobre ello, puesto que podría alentar a los líderes empresariales a alejarse de los combustibles fósiles y confiar en invertir en energías renovables.

Pero, ¿qué significa el acuerdo para las industrias de la moda y del lujo?

Este acuerdo señala un momento de transformación en el camino hacia una economía baja en carbono, proporcionando a las empresas la certeza y la confianza de seguir realizando acciones positivas sobre el clima“, dice Hannah Jones, director de sostenibilidad en Nike.

Pierre Börjesson, experto en clima y sostenibilidad en H & M, cree que el acuerdo es un paso hacia un “ambiente seguro con un crecimiento continuo y una mayor calidad de vida para más personas en todo el mundo.”

Antes de que se anunciara el acuerdo, Eric Liedtke, que es responsable de las marcas globales de Adidas, escribió a Business of Fashion: “Que los líderes mundiales firmen un acuerdo es maravilloso, pero no deberíamos necesitar que nos digan qué es lo correcto. La industria no puede permitirse el lujo de esperar a que les señalen la dirección por más tiempo “.

El aumento gradual de las políticas

Dicho esto, el acuerdo de París hizo bastante más que dar algunas predicciones – concretamente el objetivo adicional de reducir el calentamiento global a 1,5 grados C. ¿Esto llevará a las empresas a aumentar las políticas ambientales existentes?

Tenemos la intención de alinear la siguiente fase de nuestros objetivos y acciones para asegurar que podemos contribuir a tener un mundo 1,5 grados“, dice Marie-Claire Daveu, directora de sostenibilidad y jefa de asuntos institucionales internacionales en Kering, que presentará un informe sobre sus objetivos de sostenibilidad 2016 en primavera.

Levi Strauss & Co. Se comprometió a reducir en 2012 sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 25 por ciento para 2020. En el año 2014, la empresa ya lo había hecho en un 20 por ciento. “Eso, junto con este acuerdo, está impulsando la necesidad de fijar objetivos más ambiciosos“, dice Anna Walker, directora senior de asuntos gubernamentales y políticas públicas en Levi, que actualizará su estrategia y objetivos climáticos en 2016.

¿Por dónde empezamos?

Algunas secciones de las cadenas de suministro de las empresas de moda presentan mayores riesgos para el medio ambiente que otras. “El impacto sobre las materias primas es el más importante“, dice Elisa Niemtzow, directora de sectores de consumo en la consultora sin fines de lucro Business for Social Responsibility (BSR). “Se puede trabajar con los proveedores para mejorar las prácticas y garantizar a los pequeños productores mayor protección y resiliencia frente al cambio climático.”

De hecho, las materias primas como el algodón y cachemir requieren enormes cantidades de electricidad y agua en su producción, y provienen de lugares del mundo en vías de desarrollo que son particularmente vulnerables a los primeros efectos del cambio climático, como el aumento de las inundaciones y las sequías. La trazabilidad en la cadena de suministro también puede dar a las empresas una visión más clara de los efectos de las consecuencias de sus operaciones – por ejemplo, la producción de rayón y viscosa se ha relacionado con la deforestación.

Otra parte de la industria con alto impacto es el transporte y la logística, donde las empresas pueden asociarse con sus proveedores de transporte para optimizar las rutas y elegir combustibles más ecológicos y reducir el impacto de los numerosos movimientos de la producción en todo el mundo.

Aproximadamente el 25 por ciento de la huella energética procede del cliente, después de haber adquirido el producto“, añade Pierre Börjesson de H & M, que señala a las secadoras y a limpieza en seco como principales culpables. “Tenemos que ayudar e inspirar a los clientes para reducir al mínimo su consumo de energía cuando están cuidando nuestros productos“, dice.

Coste del clima

Pero la transición hacia un futuro bajo en carbono requiere inversión. ¿Pueden las empresas de moda detener el carbono y mantener el crecimiento del negocio? “Tienen que hacer inversiones, así que hacerlo de manera mucho más sostenible para ellos en el largo plazo es una forma mucho más inteligente de pensar“, afirma Emily Farnworth, directora de campaña en RE100, un programa creado por The Climate Group, en el que pueden inscribirse las empresas que se comprometan a utilizar el 100 por ciento de energía renovable. Entre los participantes en el RE100 se incluyen Google, H & M, Nike, y Yoox Group. Con el precio de las tecnologías renovables cayendo drásticamente, “es a menudo un buen negocio de todos modos”, dice ella.

Según Anna Walker, de Levi, los gobiernos pueden ayudar a las empresas a disminuir su huella en carbono. “Hemos encontrado que cuando los gobiernos incentivan y ponen el foco en el crecimiento de las energías renovables en sus propios países, somos capaces de hacer más, más rápido, de reducir nuestras propias emisiones y hacer esas inversiones en energía renovable” dice ella.

Sin embargo, persiste la preocupación en torno a los costos reales que estas inversiones suponen para las empresas – y acerca de hasta qué punto los gobiernos harán al sector privado responsable del impacto en el planeta. No existen mecanismos legales en la actualidad que lleven a cabo las empresas para alcanzar sus objetivos de sostenibilidad – aunque eso podría cambiar, ya que los países que están obligados por el acuerdo de París (que es jurídicamente vinculante) a elaborar planes para reducir radicalmente las emisiones en cada nación.

Por el momento, la sociedad civil supone un “control y equilibrio” para las empresas, dice Elisa Niemtzow. “Son los consumidores quienes buscan cada vez más información“, dice ella.

Luca Solca, jefe de productos de lujo de Exane BNP Paribas, coincide en que las empresas deben dotar su discurso de contenido o arriesgarse a perder la confianza de los consumidores. “Los medios sociales están haciendo que la información en que recibimos haya de ser más transparente. Ser opaco en temas de medio ambiente y de derechos de los trabajadores será cada vez más difícil ” dice.

Algunas empresas también se están asociando con organizaciones interprofesionales de la industria y ONG, lo cual les ayuda a alcanzar sus objetivos. Kering y Tiffany se han comprometido a llegar a zero emisiones netas para el año 2050 a través del B Team, una organización sin fines de lucro compuesta por líderes de negocios de diferentes industrias.

Un esfuerzo global

Como parte del acuerdo de París, los países se han comprometido a dedicar 100 mil millones de dólares al año hasta el 2020, para ayudar a las naciones a desarrollar, disminuir y adaptarse a las consecuencias del cambio climático. ¿Las grandes y poderosas firmas de moda tienen también la responsabilidad de compartir los recursos y ayudar a las pequeñas empresas a combatir el cambio climático?

Siendo uno de los mayores distribuidores de moda, tenemos la enorme responsabilidad de motivar a las partes de la cadena de valor que están a su vez influenciando a otras empresas“, dice Pierre Börjesson de H & M, quien señala que esta responsabilidad empieza en su propia cadena de suministro, que está formada por empresas de abastecimiento y producción más pequeñas, muchas de las cuales se sitúan en países en vías de desarrollo.

El hecho de que las empresas estén en estas partes del mundo y que cuiden de donde procede las energías renovables da confianza a los inversores“, dice Emily Farnworth RE 100. Al invertir en tecnologías limpias a escala, las empresas también pueden ayudar a que estas sean más asequibles. “Las empresas tienen un papel muy positivo a la hora de hacer que la inversión fluya a través de ellas.”

Pierre Börjesson añade que las marcas de moda pueden acelerar los avances tecnológicos de los que toda la industria puede beneficiarse. H & M tiene un programa de recogida de textiles, que anima a los clientes a dejar la ropa usada en la tienda, que la compañía reciclará después. “Toda la industria se beneficiará de tener más textiles devueltos, por lo que podemos conseguir más influencia en la industria del reciclaje, ayudándoles a encontrar maneras de reciclar más fibras“, dice.

Trabajando juntos

Sin embargo, el cambio de toda la industria obliga a las empresas a trabajar juntos. “El trabajo de base está establecido“, dice Elisa de BSR, que apunta a grupos como la Sustainable Apparel Coalition y el Better Cotton Initiative, donde las marcas de moda trabajan juntas hacia metas compartidas. “Creo que las empresas están dejando atrás su tradicional falta de transparencia – especialmente para las marcas de lujo donde ha sido la norma. Ellos entienden que para hacer frente a muchos de los desafíos, en particular cuando se trata de la adquisición de materias primas, hace falta asociarse “.

Es necesario colaborar más allá de las fronteras – los políticos, la sociedad civil, las regiones“, dice Börjesson de H & M. Del de de París, dice, “La obtención de este acuerdo global en todo el mundo nos ayudará a impulsar este cambio a través de toda la cadena de valor: Todo, desde los productores de algodón hasta los clientes que visten nuestros productos“.

Para las industrias de la moda y del lujo – cuyas cadenas de suministro dependen de partes del mundo que ya están sufriendo los efectos del cambio climático – el momento de actuar es ahora. “Vamos a tener que cambiar radicalmente y encontrar nuevas formas de hacer negocios. Es un momento emocionante “, dice Marie-Claire Daveu de Kering. “El mundo estará observando cómo reaccionamos.”

Fuente: BOF

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

Recibe información sobre nuestra plataforma: cursos, proveedores, nuevas noticias del blog, eventos, etc…

1 respuesta

Dejanos un comentario y estaremos encantados de responderte

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos