I OCCGUARANTEE un proyecto “sustentable” que camina hacia el futuro

El porqué del “Natural Thinking”.

Por Santi Mallorquí, CEO de Organic Cotton Colours.

El algodón natural nace con multitud de colores, como el crudo, el marrón y el verde, los que nosotros cultivamos. Quien no lo sabe, puede pensar que innovamos, pero solo hacemos lo que es natural.

Por eso controlamos todo el proceso de producción: desde la semilla hasta la manufactura, incluyendo el cultivo y la hilatura. Y lo hacemos trabajando con agricultores y empresas que forman parte del proyecto tanto como nosotros.

Así obtenemos un algodón orgánico puro de verdad: con los colores naturales de la Tierra, en comercio justo, con el máximo respeto hacia aquellos que lo cultivan y aquellos que se visten con nuestras piezas, y en completa armonía con el medio ambiente.

A veces todo es tan sencillo como detenerse a tomar conciencia de tu voz interior. Y cuando tienes el sentimiento de que lo que haces está bien hecho, ya no hace falta nada más.

santi-en-la-sede-organic-cotton-colours

Santi Mallorquí en la Sede Organic Cotton Colours en Girona

He querido empezar con nuestro “manifiesto” para situar al lector aunque habrá tiempo para iros contando mis anécdotas de los vivido en los últimos 6 años hasta crear el proyecto OCC Guarantee en Brasil.

Desde el año 2009 empecé a fijarme en el proyecto que Ángel Sanchez Egea había creado, manufacturando artículos en 100% algodón orgánico solo con colores que nacen en la planta desde la semilla, sin ingeniera genética, como sucedía de forma natural hace más de 5000 años.

zk1h1423_cotton-colours-600x

Algodón 100% orgánico en sus colores naturales; el crudo, el marrón y el verde

En los últimos 25 años, Organic Cotton Colours ha estado vendiendo todo tipo de artículos con la marca FoxFibre Colorganic y con el objetivo de que estos representaran la oferta más pura del mercado, sobretodo pensando en todos aquellos usuarios que padecían de algún tipo de alergia dérmica o intolerancia a cualquier agente tóxico presente en casi todo lo que se produce de manera convencional.

Así pues, decidí aportar todos mis conocimientos empresariales para añadir valor a una marca que ya por entonces se podía considerar de “cum laude” en los términos de sostenibilidad que hoy tanto se habla.

Lo primero que hice fue ir a visitar a Sally Fox en Guinda, California. Con muchas ideas aunque bien alejadas de la realidad puesto que en ese momento no tenía apenas ningún tipo de experiencia en el sector textil y menos en el cultivo del algodón.

Ese mismo día y después de unas 4 horas de conversación apasionante con Sally supe que teníamos un gran problema, ella no estaba en una situación como para poder suministrarnos algodón de manera continua, solo tenía un stock de hacía más de 4 años. Por si fuera poco, el nombre de nuestra marca carecía de sentido si no utilizamos más el algodón de EE.UU , a pesar de tener los registros de las marcas Fox Fibre Colorganic para toda Europa.

post-organic-cotton-colours-imagen1-600x

Santi con productores del algodón orgánico de Organic Cotton Colours de su proyecto social en Brasil

Tampoco la manufactura en Portugal tendría continuidad porqué después de años sin producir tenían otras prioridades y clientes bien establecidos. Nos pusieron muchas dificultades para hacer pequeñas producciones y en general el trato no fue el que deseaba de futuro, de hecho, estuvimos más de 2 meses esperando avanzar con una producción de casi 10.000 prendas, finalmente sin éxito así que había que afianzar este punto también. En OCC siempre suministramos nuestro algodón a nuestros proveedores y este es un aspecto que no gusta a las fábricas que manufacturan dado que no obtienen beneficio alguno del material utilizado, es nuestra distinción para tener un mayor control sobre la calidad del algodón que utilizamos.

Así que después de 3 años introduciéndome en el sector antes de acceder a administrar la empresa, supuse que las cosas serían más fáciles dado que en principio no teníamos porque cambiar nada de cómo se estaban haciendo las cosas…pero estaba muy equivocado no teníamos algodón ni manufactura ni una marca de futuro con la que comunicar…lo bueno? ahora no teníamos limitación alguna para perseguir ciertos cambios estructurales del modelo de negocio que con el tiempo seguro nos darían buenos resultados.

Lo más complejo fue pasar de ser una marca a ser un “estándar” como base para poder ampliar la venta de nuestro algodón a los distintos mercados emergentes dentro del escaso mercado de los tejidos orgánicos. Así fue como realizamos estos cambios estratégicos para que en su conjunto consiguiéramos ser parte de una economía circular donde todos ganamos, donde otras marcas también puedan formar parte del proyecto y hacerlo así sostenible en el tiempo.

Con nuestras limitadas necesidades de algodón, lo normal, hubiera sido solo confiar en sellos como GOTS para obtener el tejido o el hilo de Turquía por ejemplo, al ser uno de los mercados que tenemos más cerca y que gozan de buena reputación por su estricta regulación anti-transgénicos. Pero como siempre habíamos hilado en Barcelona, el objetivo siempre fue el de conseguir algodón orgánico en pluma y colorido, menudo reto dado que el mínimo para hilar son 20 toneladas!

post-organic-cotton-colours-imagen3-600x

Santi supervisando la producción del algodón orgánico en pluma de Organic Cotton Colours de su proyecto social en Brasil

Hoy sabemos de la importancia de tener el control de la cadena de suministro. Controlar el origen del algodón, el dónde, el quien y el cómo. Aportar de esta manera un valor diferenciado de nuestro algodón en términos de impacto social y económico. El contacto directo con los agricultores sin duda nos ha ayudado a entender de primera mano cómo viven y cuales son sus necesidades para que puedan desarrollar su actividad con la máxima garantía.

Siempre he creído más en las relaciones a largo plazo que el estar solo a la espera de lo que te pueda ofrecer el mercado global.

Hoy miro atrás y pienso en la suerte que tuve de tener que afrontar este tipo de situaciones. Nada de lo sucedido lo cambiaría hoy aunque en ese momento estaba más que superado y mis nuevos planes a ejecutar poco tenían que ver con los que me había imaginado en un inicio.

Siempre he pensado que en una situación comprometida no hay tiempo para lamentaciones, estas aparecen en el peor momento y sin previo aviso …hay que sacar el máximo partido de ellas, siempre con una actitud positiva, dispuesto a aprender, a explorar todas las alternativas sin miedos, porque de tus acciones dependen tus resultados, solo tienes que aprovechar cada obstáculo para salir fortalecido.

Si no crees formar parte de la solución, es que formas parte del problema.

Éste es el primer post de una serie bimensual de seis artículos en el que os iré contando mi experiencia y aprendizajes en el desarrollo de la firma Organic Cotton Colours, así que os espero en diciembre.

* Todas las imágenes son propiedad de Organic Cotton Colours y del último viaje de Santi a Brasil para visitar a los productores.

 

* A continuación compartimos el acceso directo a los 6 artículos que forman esta fantástica serie:

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

Recibe información sobre nuestra plataforma: cursos, proveedores, nuevas noticias del blog, eventos, etc…

4 Respuestas a

Dejanos un comentario y estaremos encantados de responderte

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos