Me quito el sombrero ante proyectos con alma que muestran la cara más humana de la moda

Por Teresa García, Formadora y Consultora de Moda

El pasado fin de semana, durante la celebración de las IV Jornadas de Moda Sostenible en el Museo del Traje, he vivido una experiencia muy inspiradora conociendo de cerca proyectos increíbles de la mano de las personas reveladoras que están detrás, cuyos valores y talento personal han sido los verdaderos impulsores de consolidar iniciativas que emocionan y que a mi en particular, me conmueven.

Fueron muchos y diversos los proyectos que se presentaron y podría hablarles con entusiasmo de cada uno de ellos, largo y tendido, pero necesitaría varios post para abordarlos con la profundidad que merecen.

He seleccionado uno de ellos, un proyecto que me llega directamente al corazón en el que intervienen distintos agentes con una excelente trayectoria, que por su visión, dedicación y formas de llevarlo a cabo, aportan valor y demuestran que ante la adversidad, otra opción es posible, el Maasai Project.

Ya se ha hablado mucho de este proyecto pero me gustaría detenerme un poco más y para ello, lo primero, es  conocer la energía de los artífices del proyecto Maasai: Kikanae Ole Pere, Rosa Escandall, y Juan Perán,  son las personas que lideran y gestionan la Comunidad Maasai, la Asociación del Desarrollo, Comercio Alternativo y Microcrédito ADCAM y la Fundación Juan Perán – Pikolinos, cuyo trabajo juntos, ha hecho posible la realidad de este gran proyecto.

Kikanae Ole Pere, más conocido como William en Occidente, visualizó un sueño desde pequeño y no paró hasta conseguirlo. Su sueño era ayudar a la comunidad “Maasai Mara” a preservar su cultura y ayudarla en el proceso de adaptación a los nuevos tiempos. Su trabajo y constancia en la tarea de luchar por su tribu, le han otorgado a este guerrero maasai ser proclamado el líder de su comunidad.

Su carácter emprendedor le llegó, cuando siendo el más pequeño de la familia y tras enfermar su madre, fue él, quien recorrió a pie enormes distancias de la Sabana, durante varios días y noches, entre animales salvajes, hasta llegar a Narok en Kenia, donde compraba las bolitas de colores, conocidas como beads, el sello artesano de la joyería maasai; conocida como beadwork, esta artesanía incorpora su identidad, representada por la belleza, la fuerza, la tradición, el matrimonio, la secta de edad, el estado social y su devoción por el ganado.

MASAI

Kikanae usa  indumentaria maasai durante las jornadas,  de colores vibrantes y el sonido propio del tintineo de sus abalorios .

Conocemos la indumentaria maasai por su colorido vibrante y su vistosidad, pero no siempre se conoce su significado, que cada color de las cuentas representa un aspecto diferente de la riqueza de su cultura; la roja, se refiere al valor, la fuerza, la unidad y a los increíbles desafíos a los que se enfrenta la tribu cada día. La azul, simboliza la energía, el sustento y el color del cielo que trae el agua para su gente y su ganado. La verde, se reserva a la alimentación y a la producción, donde la tierra les devuelve el alimento para la gente y su ganadería; también simboliza las raíces y la protección del territorio. La naranja dignifica el calor, la amistad, la generosidad y la hospitalidad; el color de la calabaza que se usa al compartir la leche con los invitados para darles la bienvenida a casa. La amarilla,  refleja la fertilidad y el crecimiento, el color del sol que ayuda a cultivar la hierba, para alimentar la ganadería y conservar la vida. La blanca, representa la pureza y la salud, el color de la leche de vaca que  proporciona la alimentación más básica. Y finalmente, la negra, simboliza la unidad, la armonía y la solidaridad,  el color de la gente y su esperanza en la lucha diaria.

Persiguió el sueño de dirigir una escuela para la educación de su comunidad cuando tenía 12 años y desde entonces, durante más de 10 años, viajó a menudo, a Nairobi para hablar con los turistas y las ONG´s de su proyecto, en busca de apoyo  para conseguirlo. Fue allí donde se encontró un día con Rosa Escandell, quien tras su tenacidad, accedió a escucharle  y al comprobar que se trataba de un maasai de mente abierta, con el empuje necesario y líder de su comunidad, no pudo resistirse cuando éste, le pidió ayuda. Ella entonces, le aclaró “que trabajaría por la autosuficiencia de las mujeres, porque cuando las madres tienen ingresos propios sabes que la salud y la alimentación de toda una comunidad está garantizada”.

Rosa Escandell, economista con un puesto importante en Banesto, hace 24 años dejó todo para apostar por proyectos sociales y más sostenibles. Pasó 16 años por América Latina, Asia y áfrica impulsando el microcrédito, como medio para la financiación de proyectos de trabajo, dirigidos a mujeres en situación de pobreza y marginación social. Soñaba con regresar a España definitivamente y aprovechar su experiencia para ayudar a personas en situación de desigualdad.
Dos personas claves en su trayectoria, fueron el Premio Nobel de la Paz, Muhammad Yunus y la top y diseñadora Bibi Russell que apoyada por la Unesco, desarrolló el proyecto ” Moda para el Desarrollo”.

El Microcrédito, La Moda para el Desarrollo y la experiencia de Rosa, fueron las bases para crear primero un programa de inserción social de mujeres (PRM) y después, la empresa “A Puntadas SL“, que dirige desde su ciudad natal, Alicante.

text--644x362

Rosa Escandell en el taller de A Puntadas, mostrando uno de los prototipos.

A puntadas, se crea tres años después de trabajar con la Asociación, sin ánimo de lucro, Programa de Reinserción de Mujeres-PRM, en la gestión de talleres de formación y producción, dirigidos a mujeres reclusas en riesgo de exclusión. Estas mujeres han incorporado el diseño y la comercialización desde una visión empresarial, con dos aspectos muy marcados, la profesionalización y la sostenibilidad en los proyectos.

Para la puesta en marcha de la empresa, ha contado con un activo colaborador, la Fundación Juan Perán – Pikolinos y desde entonces, ya han creado su marca propia, Malas Meninas, además de colaborar con otras empresas de moda como Wonders, han confeccionado prendas para MaxMara, han hecho diseños para la alta costura que sorprendieron por su originalidad y han desfilado en la Pasarela 080 de Barcelona tras su colaboración con el IED, entre otros muchos logros .

Desde España, en 2005 fundó ADCAM, asociación de Desarrollo, Comercio Alternativo y Microcrédito. Una vez más, es el grupo PiKolinos, con el que cuenta para que las artesanas maasai de Kenia y Tanzania elaboren diferentes motivos étnicos sobre piel, en la colección “Sandalias Maasai”. Actualmente da trabajo a 1.600 mujeres de la comunidad maasai, durante 5 meses al año. Comenta, “estas mujeres jamás habían manejado dinero, ahora se sienten libres y dan de comer a sus familias”.

Rosa, viaja a Kenia dos veces al año y asegura que con las distintas acciones contribuyen a mejorar la situación de la Comunidad Maasai, que según Decreto de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2007, sobre los derechos de las poblaciones indígenas, está considerada entre las 31 tribus más amenazadas del planeta.

Comenta también que no ha sido fácil, que ha vivido muchas dificultades “en África he enfermado, me han salido ampollas hasta en las orejas, he ayudado a mujeres perseguidas por leonas. No tenía a mi madre cerca, pero al menos contaba con la amistad y el apoyo de William, el jefe massai con quien desarrollo este proyecto y el de toda su tribu”.

Uno de los principales objetivos del Proyecto Maasai es garantizar la calidad de vida de los niños y su educación y para ello, Adcam y la Fundación Pikolinos han construido una escuela para 400 niños.

Y así llegamos al tercer pilar de este proyecto, Juan Perán, con una misión clara, “devolver a la sociedad parte de lo que la sociedad me ha aportado”. Este hombre asume su compromiso y responsabilidad con la sociedad, con la constitución de la Fundación que lleva su nombre, Juan Perán, como Presidente del Grupo Pikolinos, desde la que colaboran con más de 16.000 familias a través de sus proyectos en España, Perú, Guinea, Bissau y Kenia, entre otros.

Promueven sus valores con transparencia, trabajan la excelencia, desarrollan la creatividad y la innovación, promueven el trabajo en equipo y apuestan por la solidaridad con su equipo y la sociedad.

Con ese compromiso, nace el Proyecto Maasai en 2009, una linea de sandalias elaboradas artesanalmente por las mujeres maasai en Kenia, con un compromiso de rigor medioambiental , en el uso de pieles libres de cromo, colas al agua, sin componentes tóxicos o tintes vegetales, todo ello acreditado mediante certificaciones.

El Proyecto Maasai, tiene detrás una gran historia que contar, reúne los sueños de su tribu, su identidad, sus valores y la esperanza de un futuro sostenible; Las mujeres maasai han aprendido moda, procesos de producción y controles de calidad. Los hombres, actualmente aprenden costura e inglés para poder acceder a nuevas oportunidades laborales.

Su líder, Kikanae, es el mejor embajador para la Comunidad Maasai, contando al mundo su historia y abanderando con sus estilismos, el sello y la identidad de su pueblo. Junto a Adcam y al Grupo Pikolinos, han sabido encontrar un gran apoyo en icónicas tops del mundo de la moda,  como Eugenia Silva y Olivia Palermo, la it girl más venerada por sus outfits y en especial, por su gran habilidad y exquisitez en el uso de los accesorios.

Desde aquí, mi más sincero reconocimiento a Gema Gómez, fundadora de Slow Fashion Spain por el nivel de estas jornadas, por su sensibilidad y criterio para dar visibilidad a excelentes proyectos que sirvan de inspiración a diseñadores, marcas, talleres, comunidades de costura y en general, a todos los integrantes de la cadena de producción, así como a las distintas organizaciones, empresas y profesionales para que encuentren en estos proyectos un estímulo, que les permita hacer realidad sus sueños.

 

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

Recibe información sobre nuestra plataforma: cursos, proveedores, nuevas noticias del blog, eventos, etc…

6 Respuestas a
    1. Avatar
      Teresa García

      Muchas gracias Marisa, un placer!. Me alegra que hayas disfrutado con la lectura de este articulo tanto como lo hice yo al escribirlo.

  1. Avatar
    lilyan coronel

    increíble!! me emocionan todos esos proyectos, la gente uniendo experiencia y esfuerzos, porque sola sola no se sale! una cadena de apoyo!! exitos

Dejanos un comentario y estaremos encantados de responderte

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos