Lo mejor del Copenhagen Fashion Summit

Los más jóvenes dieron las claves para la industria de la moda en el Copenhagen Fashion Summit

Publicado por el equipo Slow Fashion Next

COPENHAGUE, Dinamarca – La sostenibilidad está “out” y la innovación responsable “in”. Fue lo que aprendimos en la cuarta Cumbre de la Moda en Copenhague, celebrada el jueves pasado para proponer nuevos modelos de negocio y un pensamiento audaz para la industria de la moda cuando se trata de respetar el medio ambiente, el cambio climático, la gestión de la ética y la protección de los derechos y el bienestar de los trabajadores.

Llevada a cabo bajo el patrocinio de la Princesa Mary de Dinamarca y encabezada por Eva Kruse, Directora general del Instituto de la Moda de Dinamarca, la Cumbre fue la culminación de una semana de actividades que reúnen a más de 1.200 personas de 52 países -incluidos los altos líderes de Sostenibilidad de Nike, Patagonia y H&M, así como 500 miembros de BoF Mario Testino, Suzy Menkes, Bandana Tewari, Shaway Yeh, Steven Kolb, Caroline Rush, Carlo Capasa, Miroslava Duma, Renzo Rosso, Vanessa Friedman, Nadja Swarovski, Derek Blasberg y Julie Gilhart.

En una cena íntima celebrada la víspera de la Cumbre en el palacio de Amalienborg, organizado por la Princesa y su marido, el Príncipe Federico VIII, los asistentes fueron recibidos por Kristian Jensen, Ministro danés de Asuntos Exteriores quien señaló que en muchos aspectos Copenhague fue el lugar perfecto para albergar dicha cumbre. Dinamarca, dijo, es la nación más eficiente en energía del mundo y se ha fijado el objetivo explícito de convertirse en la primera nación de la moda sostenible del mundo.

Aunque puede ser más fácil decirlo que hacerlo, Jensen afirmó que el país ya había demostrado, en otros sectores, que el crecimiento económico y la sostenibilidad no son ideas opuestas. A través de sus parques eólicos, por ejemplo, el país produce regularmente más energía renovable de la que consume, suficiente para vender a los países vecinos. El país ha superado regularmente encuestas que muestran que los daneses son las personas más felices del mundo, con una larga esperanza de vida, alto PIB per cápita y una atención de la salud pública excelente.

Se puede ver en las calles de Copenhague, llenas de estilo, gente caminando sonriendo, andando en bicicleta y, en general, con la proyección de estilos de vida saludables y equilibrados. Esta ciudad también ha demostrado una habilidad para la innovación sostenible en otros sectores creativos: se sabe en todo el mundo de su innovadora cocina, en gran parte debido a Noma, la meca de la comida que ha dado lugar a innumerables imitadores.

La cumbre principal fue precedida por varios días de reuniones satélite y discusiones por parte de la Sustainable Apparel Coalition, el Youth Fashion Summit y el Planet Textiles, haciendo de Copenhague, al menos por unos días, el epicentro para todo el mundo en la industria de la moda que está pensando seriamente en nuestro medio ambiente, el planeta y las personas que hacen nuestra ropa.

Pero la integración del evento con la Realeza, el Gobierno danés y la participación de la Unión Europea significa también hay que respetar ciertos protocolos que, si bien es una parte necesaria del proceso, frenan el proceso con una serie de discursos repetitivos. En lugar de centrarse en las acciones y soluciones, éstos sacaron a relucir hechos y cifras similares, la mayoría de los cuales eran ya bien conocidos para esta audiencia de expertos en sostenibilidad que anhelaban más acciones y debates concretos.

Cuando finalmente empezamos por la mañana, escuchamos a los principales líderes de Nike y Patagonia, para quienes la sostenibilidad -e innovación responsable- ya están en su mismo núcleo al pensar, actuar y trabajar.

Rick Ridgeway, vicepresidente del “Compromiso Público” de Patagonia, ilusionó al público con la misión del corazón mismo de los negocios de la Patagonia: “Construir el mejor producto, y no causar daño innecesario”, que Ridgeway reconoció que es muy difícil de hacer, pero que es una parte esencial del funcionamiento de Patagonia.

Hizo un llamada vehemente a las empresas para diseñar productos de tal manera que duren. “A medida que el tiempo de vida útil de nuestros productos se incrementa, la vida útil de la huella ambiental disminuye”, explicó, describiendo cómo la compañía permite a sus clientes reparar, revender y reciclar los productos de Patagonia con el fin de prolongar su vida. Patagonia ha creado el mayor centro de reparaciones de América del Norte y ofrece vehículos de reparación móviles que viajan alrededor de los Estados Unidos (y Europa) para restaurar los productos dañados de forma gratuita.

COPENHAGEN_FASHION_SUMMIT_MODA_CIRCULARAnuncio de Patagonia | Fuente: Cortesía de la Marca

Pero fue su última R -reducir- lo más sorprendente, tal como explicó Ridgeway, literalmente, Patagonia incluso alentó a sus clientes a reducir el consumo de sus productos por completo, con una campaña publicitaria que les dijo: “No compre esta chaqueta”.

“El costo ambiental de todo lo que hacemos es asombroso”, dice el anuncio, publicado por primera vez en The New York Times en 2013 en el ‘Black Friday, posiblemente el día de mayor consumo en el planeta, cuando la mayoría de las compañías rebajan los precios al máximo para impulsar las ventas. “Mire por ejemplo nuestra chaqueta R2, uno de nuestros productos más vendidos. Para producirla son necesarios 135 litros de agua, cantidad suficiente para satisfacer las necesidades diarias (tres vasos de agua al día) de 45 personas. Su recorrido desde su origen, del 60 por ciento de poliéster reciclado, hasta nuestro almacén en Reno genera cerca de 20 libras de dióxido de carbono, 24 veces el peso del producto acabado. Esta chaqueta ha dejado atrás, en su camino hacia Reno, dos tercios de su peso en residuos”.

Pero Patagonia es una compañía privada y sin presión de seguir creciendo creciendo. ¿Cómo puede una gran compañía pública como Nike, que debe crecer para satisfacer las expectativas de los accionistas, hacer los cambios necesarios para reducir al mínimo su impacto medioambiental y social?

“De cualquiera manera que hagamos las cuentas de matemáticas, el incrementalismo y la eficiencia no nos llevarán hasta allí. Menos malo, no es lo suficientemente bueno “, dijo Hannah Jones, Directora de Sostenibilidad, Innovation Accelerator de Nike, explicando que la compañía ha establecido una ambiciosa meta: “¿podemos duplicar nuestro negocio, reduciendo a la mitad el impacto”.

Como Jones me explicó más tarde en una entrevista: “Nos hemos fijado algunos objetivos ambiciosos para 2020, pero la diferencia entre esos objetivos -lo que sabemos que podemos hacer- y nuestra ambiciosa meta es la innovación y el cambio de sistema. La sostenibilidad es un reto en la innovación, que crea innovación en el modelo de negocio y en los productos. Hay que pensar en diferentes tecnologías para hacer los productos y hay que pensar en diferentes materiales, directos hasta llegar a la propia molécula”.

Fue refrescante escuchar este punto de vista de una de las compañías de ropa más importantes del mundo, la forma en que están incorporando la innovación y la sostenibilidad dentro del proceso de diseño. “Literalmente, cogimos nuestro equipo de desarrollo sostenible y convertimos su función en innovación avanzada. Se convirtió en parte del esfuerzo de innovación avanzada más grande que Nike tiene”.

Pero lo inesperado -e indudablemente- más destacado del día no vino de como las empresas sacaron a relucir sus logros, sino que vino de los más de 100 participantes jóvenes en la Cumbre. Los estudiantes de 40 naciones se habían reunido en los días previos a la cumbre para trabajar juntos en un conjunto claro de metas y objetivos ambiciosos, conectados a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU acordado en el marco de la #COP21, celebrada en París en diciembre pasado. Dirigieron sus demandas directamente a los líderes de la moda de todo el mundo que se reunieron en Copenhague.

Fue una emotiva exposición con el tipo de urgencia, claridad de pensamiento y las acciones concretas que debemos tomar si queremos hacer frente adecuadamente a los problemas ambientales y éticos en el momento oportuno.

Como guía y mentor de los estudiantes, Dilys Williams, Directora del Centro de Moda Sostenible, Universidad de las Artes, que dijo a la multitud reunida: “Esta es la primera generación que realmente entienden el cambio climático, y los últimos los que realmente pueden hacer nada al respecto”.

Me complace informar de que si estos son los líderes de la moda del futuro, entonces estamos en muy buenas manos. El texto completo de su manifiesto de lectura obligatoria para el cambio está abajo.

IMRANSIG

Imran Amed, Fundador y Editor en Jefe

Manifiesto para la Cumbre por los Jóvenes Estudiantes de Moda | Las 7 demandas a la industria de la moda, presentado en la Cumbre de la Moda de Copenhague, 12 de Mayo el año 2016

El manifiesto ha sido desarrollado por 116 estudiantes de moda y negocio de 40 nacionalidades diferentes. Durante tres días, trabajaron sobre cómo implementar los 17 objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas en la industria de la moda para promover un futuro sostenible.

1. Como un grupo de Directores Generales, de Negocios y Líderes de opinión, académicos y estudiantes, ¿estarían aquí hoy sin acceso a la educación? Como herederos de sus funciones, exigimos la potenciación y la educación de los trabajadores y consumidores.

Nos damos cuenta de que son muy inteligentes e influyentes. Pero están un poco atascados en un sistema que no está funcionando realmente. Por lo tanto, queremos dar a conocer como deseamos que sea nuestro futuro.

En 2030, en la industria de la moda se habrá mezclado la línea entre el trabajo y la educación. El Gobierno, Empresas y Medios de Comunicación han creado una asociación simbiótica positiva que fomenta el bienestar de todo lo que toca. Con una plataforma de aprendizaje online, vamos a ser capaces de formar a los empleados, lo que les permite desarrollar sus habilidades técnicas y personales. Esto tendrá un efecto positivo sobre la satisfacción de los empleados y la productividad general. Esta plataforma será incentivada por los gobiernos y empleada por las empresas.

Por otra parte, creemos que la educación no sólo debe involucrar a los responsables, sino también los usuarios. Los medios de comunicación tienen un impacto enorme y lo mismo ocurre con la tecnología y la innovación.

El Gobierno y las Empresas pueden, junto con los Medios de Comunicación, educar y cultivar el cambio de comportamiento de los consumidores a través de su influencia y de su amplio alcance. Esto creará un circuito de retroalimentación que a su vez alimenta de nuevo a la Empresa.

Con un sistema así, la educación abierta dentro ya de él y a través de las culturas permitirá que el empoderamiento sea posible para todos ¡Esperamos haberos empoderado para uniros con nosotros en este viaje!

2. Como herederos de sus funciones, exigimos que la industria de la moda tome medidas drásticas e inmediatas en la aplicación de los sistemas de agua de circuito cerrado para asegurar que la industria no dependa de agua dulce como recurso.

Según la ONU, sin una acción inmediata por parte de la industria de la moda, el agua limpia ya no será un recurso accesible para el año 2030 la mitad de la población mundial.

Esto no es aceptable. En su lugar, nos imaginamos un futuro en que la industria de la moda ya no es la segunda mayor industria de consumo de agua. Imaginamos un mundo donde hay plena conciencia de los productos químicos en nuestra agua dulce y sus efectos en 9 mil millones de personas.

También nos imaginamos un cambio drástico en la forma en que usamos y valoramos el agua, creando una cultura que respeta y aprende a partir del valor de nuestros recursos.

La tecnología de reciclaje de agua va por ahí, así que vamos a ponerlo en práctica desde ahora.

3. Como herederos de sus funciones, exigimos una inversión a largo plazo en el bienestar de la comunidad en su conjunto, a través de: salarios justos, mejora de la infraestructura y garantizando la seguridad alimentaria.

Me gustaría contar la historia de un hombre que estoy bastante seguro de que ya le conocen ¿Su nombre? Brunello Cucinelli. Cucinelli es la prueba viviente de que la creación de una cultura corporativa que abarca la comunidad local es posible; con su compromiso ha conseguido revitalizar todo un pueblo italiano. Ahora, la comunidad es parte de la industria y la industria es parte de la comunidad. Trabajando de la mano, no sólo han aumentado la calidad del producto final, sino que, en última instancia, han aumentado la calidad de vida.

En este nuevo modelo que consideramos debe ser la nueva normalidad, la comunidad y la industria deben prosperar juntos, respetando las manos y los corazones que intervienen en el ciclo de vida de la prenda.

4. ¿Qué significa capital, la ganancia y el éxito para usted? ¿Qué pasa si, en 2030, significan algo completamente diferente? Como herederos de sus funciones, exigimos a todos colaborar como inversores activos en una industria de la moda, donde el capital, la ganancia y el éxito se redefinen y se miden en más de valor monetario.

Para el año 2030, estos conceptos deben ser medidos de un lado a otro con una visión integral del bienestar, la seguridad social y la salud mundial.

La prioridad debe ser en la colaboración, el intercambio de conocimientos, de repensar dónde ponemos nuestro valor y una disminución de las barreras entre las personas, empresas y países que detienen el flujo del progreso.

Queremos imaginar un futuro en el que el éxito se puede medir no sólo a través de las ganancias financieras, pero igualmente a través del intercambio y el aumento de los conocimientos, la innovación tecnológica y el progreso social y ambiental.

5. Como herederos de sus funciones, exigimos que en 2030 la moda ya no sea la segunda mayor industria contaminante en el mundo.

Ustedes, responsables de las políticas mundiales, deben de trabajar en conjunto con las ONG, las marcas y las empresas para crear y aplicar la legislación para no abusar más de la tierra. Invertir en investigación e innovación.

Es vital que asumamos la responsabilidad de restaurar el aire, el agua y la tierra que hemos alterado.

Por otra parte, hay que crear más oportunidades para la vida. Para permitir que esta prospere mundo, tenemos que dejar de tomar lo que no podemos restaurar.

Nos estamos quedando sin recursos.

6. Como próxima generación y herederos de sus funciones, y nuestros residuos, exigimos que los diseñadores, marcas y gobiernos en colaboración, inviertan en tecnologías de reciclaje e infraestructuras necesarias para asegurar y activar un sistema circular.

Productos, tejidos y fibras entrarán en un ciclo infinito dentro y a través de las industrias. Los residuos textiles de hoy serán los recursos textiles de mañana.

Apoyamos el concepto de balance de masa y pedimos que las marcas den tanto al sistema como se lleven. Esto abarca el abastecimiento continuo de contenido reciclado y recogida activa de los textiles. El gobierno debe apoyar esto a través de incentivos y regulaciones, por lo que son los primeros en beneficiarse de un comportamiento circular.

Queremos una industria que tenga prácticas tipo “residuo cero” incrustadas en su ADN y que no cause ningún daño innecesario. Esto significa una hoja de ruta estratégica dentro de la industria para eliminar los residuos post-industriales, pre-consumo y post-consumo.

También exigimos que las marcas de forma proactiva apoyen el sistema, mediante la incorporación de diseño para la circularidad como una filosofía de conducta en su trabajo.

Nuestra visión es un mundo de la moda en 2030, donde la circularidad es la manera de ver el negocio.

7. Como herederos de sus funciones, exigimos penalizaciones económicas con el fin de revertir las normas.

Tenemos que revertir la rentabilidad de ser insostenible. La sostenibilidad debe ser recompensada. Es por eso que ustedes, las empresas, están abordando con los gobiernos, los cambios de juego del mañana.

El informe de la felicidad mundial valida la idea de que la felicidad no aumenta con el crecimiento exponencial financiero. Por esta razón, nuestra industria tiene que mirar a otras métricas de éxito.

Tenemos que construir una infraestructura flexible con el fin de crear ciudades verdes.

En resumen, vamos a penalizar a las empresas irresponsables e invertir ese dinero en iniciativas sostenibles.

A través de esto, la sostenibilidad será la norma en 2030. Nadie quiere ser etiquetado como algo negativo, pero en el futuro queremos exponer los que son negativos. La sostenibilidad es la norma.

Nuestra industria tiene que recompensar a las personas que están haciendo un cambio.

Fuente: Business Of Fashion

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

Recibe información sobre nuestra plataforma: cursos, proveedores, nuevas noticias del blog, eventos, etc…

2 Respuestas a
  1. Avatar
    Maria Palacios Dominguez

    Good evening,

    My name is Maria palacios and I´m a spanish student. I am working on a project about sustainability and endangered animals , also related to fashion.

    I´m really interested in having a meeting, via meet/zoom, or we could also meet face to face. Im coming to Copenhagen this weekend with my mate so we will be available at any time.

    Looking forward for your answer,

    Maria palacios

Dejanos un comentario y estaremos encantados de responderte

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos