Informe IPCC 2021

ACTUALIDAD/EVENTOS, BLOG DE MODA SOSTENIBLE
Via DisobeyArtPhotography para Envato

¿Está la moda rápida a tiempo de reaccionar? Lo descubrimos en el Informe IPCC 2021

Por el Equipo Slow Fashion Next.

Qué es el IPCC y Funciones

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) es un órgano científico de la ONU creado en 1998.

Tiene la función de analizar la información pertinente para entender el cambio climático, sus repercusiones y las opciones que existen para adaptarse al mismo y atenuar sus efectos.

El IPCC está formado por centenares de científicos expertos que participan con carácter voluntario como autores y coordinadores para la elaboración de los informes anuales de evaluación. El pasado 9 de agosto de 2021, este organismo publicó un informe evaluando el cambio climático a nivel mundial en las próximas décadas.

Este extensísimo informe esboza 5 conclusiones principales.

Conclusiones  del Informe IPCC 2021

1. Aumento del nivel del mar: se estima que para finales de este siglo el nivel del mar podría sufrir un aumento de dos metros, de seguir subiendo las temperaturas al ritmo que lo vienen haciendo estos últimos años.

2. Temperaturas más altas: si se continúan manteniendo las emisiones de carbono como hasta ahora, la temperatura global podría aumentar como mínimo, 1,5ºC. Esto traería consigo un aumento de incendios y olas de calor, con la consecuente pérdida de biodiversidad, además de unos inviernos más cortos y veranos mucho más largos.

3. Intensificación del ciclo del agua: otro efecto del cambio climático serán las lluvias torrenciales y las sequías, que ocurrirán con mayor frecuencia.

4. Señala a los humanos como principales responsables: el informe nos señala directamente como los primeros responsables indiscutibles de todos estos cambios que están por venir.

5. El cambio climático ya es una realidad en todo el planeta: no queda un rincón del planeta en el que no se puedan apreciar los efectos del cambio climático de diferentes maneras, y no solo eso, su intensidad irá aumentando con el tiempo.

Simulando el cambio climático

Ahora ya podemos adelantarnos a lo que está por venir y comprobar por nosotros mismos los efectos meteorológicos ante un determinado aumento de la temperatura global. Esto es posible gracias a la herramienta IPCC WGI Interactive Atlas.

IPCC WGI Interactive Atlas_Informe IPCC 2021

¿Qué tendría que hacer la industria de la moda?

A pesar de un incremento evidente de la presencia de la sostenibilidad y acciones varias para luchar contra el cambio climático, a la industria de la moda le falta el sentido de urgencia que tan necesario ven los científicos.

Mientras que el informe concentra la presión en los gobiernos a nivel global para tomar acción, Alok Sharma, presidente de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, afirma que los esfuerzos realizados por la industria de la moda en su totalidad no son suficientes.

Las marcas de moda rápida necesitan disminuir sus emisiones drásticamente en el futuro inmediato, esto es, entre 5 y 10 años, y no asumir que tienen décadas para poder rectificar poco a poco con medidas anticuadas sin ningún efecto a corto/medio plazo.

En las siguientes líneas detallamos qué medidas debería tomar la industria de la moda en su conjunto para conseguir frenar los efectos que prevé el IPCC.

Establecer metas realistas en cuanto a emisiones de carbono

Un sinfín de marcas han establecido objetivos para disminuir su impacto en el largo plazo. Los más ambiciosos ya se han fijado metas de cara a la próxima década: por ejemplo, el grupo Kering aspira a reducir las emisiones procedentes de su cadena de suministro en un 70% para el año 2030. Por su parte, el grupo PVH, propietario de grandes marcas como Calvin Klein y Tommy Hilfiger ha estimado una disminución de un 30% para el año 2030 y así sucesivamente con otros grandes conglomerados como LVMH y marcas como Levi’s y Burberry, por mencionar algunas.

Lo que todavía no queda claro es si estas empresas llegarán a esos objetivos, los más ambiciosos de la industria. Por ejemplo, el Fashion Industry Charter for Climate Action, el grupo de grandes empresas dentro de la industria de la moda que se comprometió a llegar a ser net-zero para el año 2050, y muchas marcas que tienen metas prometedoras, aunque no cuentan a día de hoy con un plan convincente que detalle cómo exactamente reducirán los impactos totales de sus respectivos modelos de negocio.

Via FabrikaPhoto para Envato

Para un impacto considerable, la reducción de las emisiones totales requiere no solo la utilización de materiales más sostenibles, sino también una transición integral hacia la utilización de energías renovables a lo largo de toda la cadena de suministro, y un cambio de modelo de negocio que no se base en la producción masiva de ropa.

Existen directrices para ayudar a la industria de la moda a alinearse con los objetivos climáticos globales, pero debido a la inacción prolongada, estos objetivos se están haciendo difíciles de alcanzar.

Iniciativas como Science Based Targets, o la campaña Race to Zero desafían a las empresas a llegar a cero emisiones antes de mitad de siglo. Para reducir de manera consistente las emisiones, la industria deberá transicionar hacia modelos de negocio más sostenibles.

Existe una oportunidad importante de reducir el impacto medioambiental pasando del modelo lineal que tenemos actualmente a otro que tenga la circularidad como protagonista.

Replantear por completo el ciclo de vida de la ropa

Actualmente, la gran parte de los esfuerzos realizados por la industria de la moda en materia de sostenibilidad son demasiado nicho para marcar la diferencia. Lo que refleja el informe de IPCC, es que es la ciencia la que dictará cuán efectivos son los esfuerzos por parte de las marcas para combatir el cambio climático; ahí el dinero invertido en marketing o la utilización del prefijo eco- serán de poca ayuda, así como la inversión en emplear tejidos sostenibles, si el resto de sus operaciones siguen funcionando de manera convencional.

Via IrynaKhabliuk para Envato

El presidente de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático quiere ver medidas más inmediatas y coherentes, respaldadas en la ciencia en lugar de en la opinión popular; esto incluiría por ejemplo el incentivo a los fabricantes para que produzcan empleando energías renovables, que impacten en la esencia del producto y del modelo de negocio y en la totalidad de la cadena de suministro.

Reconsiderar el fin de vida del producto

Además de comenzar a utilizar tejidos sostenibles, las marcas necesitan tener en cuenta la totalidad del ciclo de vida de los productos que fabrican, y plantear alternativas responsables para cuando llegue el fin de su vida útil.

Además del reciclaje, otras alternativas incluyen la reventa e innovaciones en materiales y procesos como la impresión 3D. Esto posibilita a las marcas crear moda y hacer negocio sin poner en peligro el medio ambiente.

Via Pressmaster para Envato

Proteger a los trabajadores y comunidades en zonas productoras

Las marcas han subcontratado la producción de sus prendas y, con ellas, los impactos climáticos que traen consigo, y no se responsabilizan de los daños impuestos a las comunidades donde producen.

Por poner ejemplos, las inundaciones en Bangladesh o los incendios en Pakistán, o incluso en Los Ángeles, donde se produce la mayoría de ropa de EE.UU. y están constantemente bajo la amenaza de incendios o sequías prolongadas.

Este es el enlace entre la necesidad de reducir las emisiones y la mejora de condiciones laborales y protección de comunidades en áreas productoras.

Via mstandret para Envato

Acelerar la consecución de objetivos

En los últimos años, han sido muchas las empresas que han creado compromisos climáticos para conseguirlos en 2040 o 2050. Sin embargo, carecen de estrategias sobre cómo van a cumplir esos objetivos, sin un mapa de ruta con implementación de medidas.

Los expertos afirman que los objetivos fijados a más de 20 años son puramente aspiracionales, y más aún si carecen de un seguimiento apropiado.

El informe del IPCC deja claro que lo que hagan las empresas en los próximos 5 o 10 años será clave; si no consiguen disminuir considerablemente sus emisiones para el año 2030, los objetivos fijados de cara a 2050 no tendrán ningún sentido.

Si no actúan ahora, las empresas de moda no solo serán más responsables de la crisis climática de lo que ya son, sino que pueden esperar alteraciones en sus propios modelos de negocio.

¿Qué te sugiere este artículo? ¿Has leído el informe del IPCC de este año?

Recuerda que ha través de nuestra formación te ayudamos a estar al día de las novedades del sector y ¡tenemos muchas novedades! Os lo iremos contando a través de nuestra newsletter y redes sociales, ¡no nos pierdas de vista!

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

Recibe información sobre nuestra plataforma: cursos, proveedores, nuevas noticias del blog, eventos, etc…

2 Respuestas a
  1. Avatar
    Mary

    Responsabilidad de EDUCAR y mejorar en la calidad de todos los procesos es clave. Deberia encargarse un departamento gubernamental de hacer el seguimiento y que sea gratuito para las empresas. Además que puedas desgravar impuestos (recompensa económica por el trabajo bien hecho) cuantos más sellos de calidad consigas en estos seguimientos. Por supuesto, estos sellos de calidad deberían ser gratuitos. – Creo que hablo de un montón de puestos de trabajo en inspectores- Luego, cada empresa será libre de conseguir otros tipos de certificaciones para mejorar su marketing. Porque si vamos a esperar a la voluntad de todos… Pinta fracaso.

    1. Avatar
      raquel

      Mary, muchas gracias por tu feedback.

      Sin duda la formación es clave en la transformación que necesita el sector. Y es trabajo de las instituciones, la industria y la ciudadanía formar parte de este cambio 😉

Dejanos un comentario y estaremos encantados de responderte

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos