¿Está tu ropa provocando que enfermes?

Por el equipo Slow Fashion Next.

Imagen de portada: Vogue septiembre 2016. Fotografía de Maciek Pozoga

El siguiente artículo está escrito por la editora de Vogue Eviana Hartman. En él nos muestra la realidad de las prendas y tejidos que compramos y el reciente caso dado con la compañía aérea American Airlines cuyos empleados se encuentran disgustados por las reacciones que les han provocado sus nuevos uniformes.

A principios del pasado mes de diciembre, en medio del alboroto en torno a Donald Trump en Taiwan y el Fashion Show de Victoria’s Secret, se escondió una noticia que, si hubiese estallado en un momento sociocultural más sereno, podría haber sido tendencia. En una nota a sus miembros, la Asociación de Asistentes de Vuelo Profesionales informó que un número sustancial de empleados de American Airlines están disgustados por sus nuevos uniformes –y no exactamente por la apariencia.

“Hemos recibido más de 1.600 informes de asistentes de vuelo de sospechas de reacciones a los uniformes que incluyen dolores de cabeza, erupciones cutáneas, urticaria, ardor en la piel, irritación de los ojos o problemas respiratorios, entre otros”, dice la carta. Y mientras la organización exigía un retiro completo, se informó esta semana que tres pruebas de laboratorio realizadas por la aerolínea determinaron que la tela era segura.

Azafatos de American Airlines. Imagen vía American Airlines

Sin embargo, la evidencia anecdótica es inquietante. ¿Podría la moda ser peligrosa para la salud? A pesar de que el observador ocasional culparía a un lote malo de poliéster, la historia tiene otra cara: Los uniformes fueron fabricados con lana natural. Lo que plantea una pregunta que los entusiastas de la moda, incluso el creciente número de ellos preocupados por la sostenibilidad, tienden a no contemplar: ¿Qué hay exactamente en nuestra ropa por lo que debamos estar preocupados?

“Es difícil saber exactamente lo que está pasando”, dice David Andrews, Ph. D., científico senior de Environmental Working Group, una organización sin ánimo de lucro con sede en Washington que investiga los riesgos que los productos de consumo representan para la salud humana. “La ropa tiene etiquetado para los materiales y, sin embargo, puede ser tratada con numerosos productos químicos”, incluyendo no sólo los tintes sino también compuestos “para que sea antiadherente o repelente de manchas o no forme arrugas”. Y no se refiere sólo a los obvios Dockers. “Todos los grandes fabricantes de productos químicos en el país tienen páginas de sus sitios webs dedicados a los aditivos para ropa”, continúa. “Sin embargo, como consumidor, estás muy cegado a esa información”.

“La presencia de tales aditivos puede no ser tan obvia para el comprador”, afirma Paul David Blanc, M.D., profesor y presidente de medicina ocupacional y ambiental en la Universidad de California, San Francisco, y autor del nuevo libro Fake Silk: The Lethal History of Viscose Rayon (Yale University Press).

Los expertos, sin embargo, de acuerdo en que la picazón y la piel inflamada es la punta del iceberg sintomático. Para empezar, en el caso de los compuestos antiadherentes, que Andrews dice “se pueden detectar en la sangre de casi todos los estadounidenses”: “Estamos aprendiendo que en los últimos años con las bajas concentraciones (en el cuerpo) puede reducir la eficacia de las vacunas o conducir a problemas de desarrollo”, tanto en la vida acuática como en los fetos humanos. Otro compuesto utilizado para el lavado durante la producción de tejidos –un interruptor hormonal conocido como NPE, que se mantiene en la ropa, se drena en las vías fluviales y fue encontrado en un estudio de Greenpeace, presente en dos tercios de las muestras de ropa probadas (más comúnmente en China), que fue prohibida en las importaciones de la UE el pasado año.

Imagen de Greenpeace. Vía Greenpeace.org

Pero como Blanc explica, “en general, el usuario final no está en un riesgo particular para la salud” por contacto entre la piel y pequeñas cantidades de sustancias químicas. Pero, señala –y como en su libro detalla- “la mayoría de los problemas con los textiles que han sido de mayor importancia son los efectos sobre la salud de las personas que los fabrican”. Con eso en mente, dirigir dólares hacia marcas y tiendas con énfasis en ropa orgánica y producida éticamente es un primer paso útil. Sin embargo, Blanc señala: “Lo que realmente necesitamos a nivel social son mecanismos reguladores que garanticen que lo que estamos comprando es seguro y que las personas que lo hicieron están también seguras. Estamos en un territorio bastante débil y, además, la Agencia de Protección Ambiental está a punto de ser supervisada (y quizás diezmada) por un aliado de la industria de combustibles fósiles. Está a punto de debilitarse”

Fuente del artículo: Vogue

 

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

Recibe información sobre nuestra plataforma: cursos, proveedores, nuevas noticias del blog, eventos, etc…

Dejanos un comentario y estaremos encantados de responderte

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos