Qué deberían hacer ahora los diseñadores

Imagen Portada: Donald Trump vía Mark Wilson/Getty Images.

Por el equipo Slow Fashion Next.

El siguiente artículo está escrito por Meg Miller, editora asociada a Co. Design, que cubre arte, tecnología y diseño. La escritora ha contactado con algunos diseñadores americanos para que nos den su opinión y cómo podría el diseño ayudar a la población perjudicada por la victoria en EEUU de Donald Trump.

Hablamos con más de una docena de líderes del diseño. ¿El consenso? El diseño para la reforma social será más importante que nunca bajo la presidencia de Trump.

El miércoles por la mañana, los estadounidenses se despertaron ante la realidad de Donald J. Trump como presidente electo de los Estados Unidos. Para muchos, la victoria de Trump fue un golpe aplastante, una decepcionante conclusión ante una de las campañas políticas más polarizadoras de la historia reciente. Sin embargo, por la tarde, en los discursos, online y redes sociales, la gente comenzó a convertir la pena en una poderosa llamada a la acción.

“No se vuelvan cínicos”, dijo el presidente Obama en sus declaraciones tras el discurso de concesión de Hillary Clinton. “Nunca pienses que no puedes marcar la diferencia… Luchar por lo que es correcto vale la pena”.

Ese sentimiento se hizo eco ayer en la comunidad del diseño. Los diseñadores twittearon su decisión de seguir trabajando por el cambio y apoyar a los grupos que más lo necesiten bajo la nueva administración. Mientras tanto, en Design Observer, los diseñadores gráficos Michael Bierut y Jessica Helfand publicaron un editorial para avanzar después de las elecciones que concluyeron con: “La votación puede haber terminado, pero el trabajo apenas está comenzando”.

foto-1

Póster de Jean Carlu, de 1942. Vía Design Observer.

Durante los meses anteriores, los diseñadores se convirtieron en una parte integral del ataque de mensajes durante la temporada electoral. Vimos a Jennifer Kinon y su equipo de diseñadores en la campaña de Clinton desplegar silenciosamente una de las estrategias de diseño de campaña más sofisticadas de la historia. Otros diseñadores desarrollaron su propia mensajería, lanzaron campañas base, dirigieron un discurso significativo sobre el diseño de impacto y, en general, hicieron un trabajo que reflejaba las creencias e ideales en apoyo a una América más fuerte y más aceptada.

Pero ese trabajo no comienza y termina con los candidatos presidenciales. Y, como muchos diseñadores han expresado, con una presidencia de Trump, usar el diseño en apoyo del congreso social será más importante que nunca. Llegamos a los líderes de los diferentes campos de diseño –desde gráfico, arquitectura o diseño urbano- para preguntar sobre los próximos pasos para la comunidad de diseño después de las elecciones. ¿La respuesta? La reforma social nunca ha sido más importante. O cómo la diseñadora Debbie Millman dijo:

foto-2

Tabla de superación para conseguir el objetivo.
  1. Ten tu negocio en orden.

“El gobierno ahora puede ser limitado. Como diseñadores y propietarios de pequeñas empresas, tenemos que ser responsables. Considerar la atención de la salud. Comprender el salario. Contratar de manera significativa. El buen arte es capaz de activar a cualquier perezoso en este país. La gran artesanía puede hacer que el flujo de información sea más accesible e inclusivo. Y una buena gestión va a construir nuestra profesión. Es hora de impulsar hacia arriba. Es hora de ser transformador en nuestro negocio y nuestro arte, no sólo en nuestra expresión”. Jennifer Kinon, directora de diseño para la Campaña Hillary for America.

  1. Trabaja para curar.

“Durante muchos años la profesión de diseño ha estado buscando un propósito más amplio que hacer que las cosas se vean bien. Nuestro siguiente papel es ser parte de un proceso que sane a nuestro país y sea capaz de crear una atmósfera de generosidad”. Milton Glaser, diseñador gráfico.

  1. Dobla la inclusión.

“Trump tocó la fibra de ciertas personas. Tenemos que recordar que estas son las personas con las que tenemos que comunicarnos, no con nosotros mismos. Tenemos que ver las cosas a través de sus ojos para superar la división.

El diseño debe ser una alfombra de bienvenida, debe llegar y estrechar la mano. Tenemos que recordar dar la bienvenida a la gente, para que puedan recibir el mensaje. Es hora de duplicar la inclusión en el diseño, incluso si significa llegar a través de una división incómoda. Debemos mantener nuestras preferencias políticas y sentimentales bajo control”. Kim Rees, cofundadora de Periscopic.

foto-3

Imagen de Hillary Clinton y Donald Trump. Vía Natasha Jen Twitter.
  1. Dobla la inclusión de verdad.

“Después de ver la legibilidad de los resultados de la elección –y las geografías divididas en zona urbana y zona rural, las costas versus el centro de América, y blancos versus negros y latinos, aprecio la carga del acto revolucionario de conocer a los demás. Esta es una conversación que se necesita y que no sólo puede suceder en el espacio de los medios de comunicación y los medios de comunicación social y política. También tiene que darse en los espacios y lugares donde todos vivimos, trabajamos, jugamos y nos conectamos. Nuestra nación compartida es tan tangible como Main Street y tan real como muchos tipos diferentes de hogares, lugares de trabajo, infraestructuras e instalaciones públicas”. Justin Garret Moore, director ejecutivo de la Comisión de Diseño Público de Nueva York.

  1. Confronta tu privilegio.

“Ahora más que nunca, los diseñadores tienen que enfrentarse a los sistemas económicos y sociales en los que trabajamos, necesitamos confrontar nuestra capacidad privilegiada para captar la atención de los líderes y reconocer que, la mayoría de la gente, no tiene ese poder. Necesitamos usar nuestra compresión de códigos, políticas y modelos económicos para la inclusión, traduciendo el complejo lenguaje para aquellos marginados de los mismos sistemas que ayudamos a coordinar. Necesitamos preguntar, literalmente, para quién trabajamos, porque la justicia social ya no tiene defensor en la cima”. Garrett Jacobs, director ejecutivo de Open Architecture Collaborative.

foto-4

“Build kindness not walls”, frase formada por diseñadores gráficos el pasado mes de marzo en la puerta de la Torre Trump. Vía Buildkindnessnotwalls.com
  1. Haz que las redes sociales sugieran menos.

“Necesitamos crear redes sociales online que no fomenten la simplificación excesiva de problemas complejos, que no nos dejen escondernos dentro de los rangos cerrados de nuestras redes elegidas, que no nos dan la opción fácil al publicar gestos insanos. Básicamente, necesitamos fomentar conversaciones e intercambios significativos entre personas con diferentes puntos de vista”. Paddy Harrington, diseñador gráfico y fundador de Frontier.

  1. Aspira alto

“Para aquellos que se opusieron a Trump, tenemos que demostrarles que hay una manera mejor que los métodos que utilizó para obtener el cargo que, francamente, eran vergonzosos. Una de las lecciones que he aprendido en la vida es que la única manera de conseguir algo hecho con otras personas es asumir siempre que quieren lo mejor para todos. Si no lo haces, si no comienzas con una suposición, entonces te estarás saboteando a ti mismo. Significa que tenemos que darle una oportunidad”. Khoi Vinh, diseñador gráfico.

  1. Haz algo que nunca hayas hecho antes.

“Sí, estamos decepcionados, pero como diseñadores tenemos que hacer algo al respecto. Tenemos que asumir riesgos y hacer cosas que no se hayan hecho antes. Debemos ampliar las voces y comunicarnos claramente.  Los diseñadores debemos trabajar más duro y brillar más. Tenemos que liderar el camino”. Bobby C. Martin, diseñador gráfico y cofundador de The Original Champions of Design.

  1. Focalízate en el diseño para el ámbito público.

“Nosotros, los que creemos en una sociedad abierta, justa y civil, no descansaremos tranquilos por las noches. Debemos seguir avanzando los valores de liberté, égalité et fraternité que apoyan a la vida metropolitana y a la civilización global. Como arquitecto mi objetivo será el diseño público, en las nuevas instituciones cívicas y culturales, y en los territorios e infraestructuras que permitan el roce social, combatir la ignorancia, construir igualdad y ayudar a crear una ecología urbana global”. Vishaan Chakrabarti, arquitecto y fundador de Practice for Architecture and Urbanism.

foto-5

Una fotógrafa brasileña lucha contra las diferencias raciales con un mosaico humano. Vía Verne, El País.
  1. Ama el Odio a Trump (en el arte).

“No es momento para burlarse de Trump o golpear a sus partidarios. Es hora de usar tus habilidades para hacer arte para apoyar, para fomentar la empatía, para demostrar amor y apoyo a aquellos que serán más duramente golpeados por las políticas conservadoras extremas. Y usa tu dinero y tiempo para apoyar organizaciones que luchen por los derechos de las mujeres, LGBT, gente de color, musulmanes, inmigrantes y todos los que estén asustados por su futuro”. Jessica Hische, diseñadora e ilustradora.

  1. Practica diseño sostenible donde puedas. (Porque no puedes depender de que el gobierno lo haga por ti).

“La gente que trabaja en esta profesión del diseño adora los problemas. Vivimos para solucionarlos. Y la elección de Trump podría acelerar eso. El Congreso ha estado estancado y en desacuerdo con el Poder Ejecutivo durante cuatro años. Así que toda la acción (diseñando y planificando para el cambio climático) ya se ha movido hacia el sector privado y profesional. Ahora hay aún más urgencia a nivel estatal y local, con el gobierno federal declarando que están saliendo de la imagen. Este es un complejo problema de diseño, pero el problema de diseño más complejo es la solución más innovadora.

Hay que obtener educación sobre todos los datos y comenzar a practicar el diseño sostenible. Puedes practicar sin importar quién es el cliente o el presupuesto. El diseño es conocimiento y no costes. Hay que indagar más en el tema y comenzar a practicar en cada proyecto”. Ed Mazria, fundador de Architecture 2030.

foto-6

Top in Sustainable Design Leadership. Vía Architecture 2030.
  1. Go local.

“A medida que consideramos lo que las elecciones presidenciales de EEUU significan para nuestra nación en su conjunto, no debemos perder de vista la influencia positiva que podemos tener como arquitectos y diseñadores en nuestras comunidades locales. De hecho, es a nivel local donde los políticos y sus políticas tienden a tener más impacto directo cada día en los ciudadanos. Así que reconozco que hay mucha incertidumbre tras las elecciones, pero me siento cómodo y orgulloso de saber que nosotros, como comunidad de profesionales del diseño, continuaremos para mejorar nuestras comunidades locales”. Phil Freelon, arquitecto y director creativo de Perkins + Will.

  1. Diseña con empatía real.

El buen diseño se basa en la comprensión, la empatía, en saber para quién estás diseñando y qué problema estás tratando de resolver. En estas elecciones sólo estábamos pendientes de los datos. Nos obsesionamos con los números y olvidamos el sentimiento humano.

Como diseñadores tenemos que asegurarnos de que en cada ciclo electoral realmente entendemos a los votantes a un nivel profundo. ¿Quiénes son?, ¿Dónde viven? Los diseñadores entienden a la gente; necesitamos asegurarnos de que esa habilidad nunca se pierda”. Doreen Lorenzo, cofundador de Vidlet y director del Centro de Diseño Integrado de la Universidad de Texas.

  1. Acepta las diferencias en tu trabajo.

“Necesitamos aceptar nuestras diferencias y continuar un diálogo en el que ambas partes se sientan oídas y se les de la oportunidad de avanzar. El buen diseño puede hacerlo. Yo digo esto a menudo: El buen diseño crea buenas experiencias y trata bien a la gente, a todo el mundo”. Yves Béhar, fundador de Fuseproject.

  1. Actúa como un ser humano.

“Vamos a entrar en inestabilidad económica, probablemente en una recesión; vamos a perder talentos porque la gente con la mente correcta no querría estudiar y trabajar en este país dominado por ideologías racistas y xenófobas y, muchos que ya viven aquí, como yo y la mayoría de personas de mi equipo, puede optar por irse.

foto-7

Donald Trump, vía Joe Radle/Getty.

No sé qué pueden hacer los diseñadores para seguir adelante a menos que todos averigüemos lo que podemos hacer como seres humanos. El artículo de David Remnick en el New Yorker capta bien este sentimiento: La desesperación no es una respuesta. Para combatir el autoritarismo, desafiar la mentira, luchar honorablemente en nombre de los ideales americanos es lo que hay que hacer”. Natasha Jen, diseñadora gráfica y compañera en Pentagram.

Fuente del artículo: Fastco Design

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

Recibe información sobre nuestra plataforma: cursos, proveedores, nuevas noticias del blog, eventos, etc…

1 respuesta
  1. […] Hablaba el otro día con Carmen Artigas, una de las mejores consultoras de moda sostenible en el mundo, y gran amiga. Me decía que se merecían el presidente que se ha elegido en América (sí hablo de Trump) y no digo que no se lo merezcan, lo que tengo claro es que es el momento de actuar y que cuando una fuerza crece también crece su opuesto como nos demostraban la comunidad creativa unos d…. […]

Dejanos un comentario y estaremos encantados de responderte

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos