Por Sabina Eichmann, profesora del curso “Hello África” de Slow Fashion Next y editora del blog sostenible Consciously Sartorial.

Como muchas otras personas quizás tienes la intención de mejorar tus hábitos de compra para el año que viene. Con esto en mente, he consolidado unos cuantos consejos sobre cómo puedes conseguir este objetivo. Por supuesto empezamos con una buena inspección de tu armario…

¿Should I stay or should I go?

El sistema de las tres “pilas” funciona muy bien aquí:

1) Tú y yo para siempre!

Una pieza es para guardar cuando lo siguiente se puede contestar con un “SÍ” rotundo:

– ¿Me lo pongo a menudo?
– ¿Tengo ocasiones para llevarlo?
– ¿Me gusta de verdad?
– ¿Me siento cómoda con él?
– ¿Me conviene?

2) No se…
Es bueno ser honesta con una misma y no desechar la ropa de la que no estas dispuesta a separarte o que no cumple todos los requisitos anteriores. Aquí tenemos que preguntarnos si podríamos mejorarla: alterándola, ajustándola, reparándola o si tal vez deberíamos buscar otras formas de combinarla, ¡más de esto en breve!

3) ¡Adiós!
¡Tenemos que pensar este punto con cuidado! Quizás podamos conseguir un poco de dinero si vendemos algunas de esas prendas en eBay por ejemplo. Otras podrían gustarles a algún familiar o amigo – aunque debemos de ser realistas, y no forzar a nuestra sobrina gótica a ¡quedarse con nuestro jersey de navidad!. En este caso es mejor donar el jersey a una ONG.

buy-3

Aprender del pasado
Antes de decir adiós a tu ropa vieja, sería buena idea hacer el siguiente ejercicio. Echa un buen vistazo a las prendas que eran “malas compras” y analiza bien porque lo eran, ¡esto me ha ayudado mucho a tener más cuidado a la hora de comprar prendas nuevas!

¡No me puedo separar de ti!

Para aquellas entre vosotras que sufrís de esta condición, sería mejor crear dos montones tipo: “No sé” y, “Tú y yo para siempre” y ponerlos separados en el armario o si te es posible, incluso en dos armarios diferentes. Esperemos que el tiempo diga lo que de verdad quieres guardar. ¡Puedes incluso hacer una tabla para llevar una estadística!

Style me!

Ahora que has separado el grano de la paja y te quedas con el “grano”,¿te apetece una sesión de estilo? Pon un poco de buena música y crea cuantos más looks puedas con tu vestuario nuevo. Podrías hacerte unos “selfies” para crear un collage que luego puedas colgar en tu armario como recordatorio.

Si no confías en tu estilista interior, ¿por qué no pedirle ayuda a alguna de tus amigas estilosas para que te eche una mano? ¡Otras personas traen a menudo ideas que nunca se te hubieran ocurrido!

¿Necesitas más inspiración? Echa un vistazo a esta página web:

Proyecto 333 (Cómo vivir con 33 prendas durante 3 meses)

La lista de compra

Una de las grandes ventajas de “Style me” es que te ayuda a identificar lo que falta en tu armario. Así que, ¡toma buena nota de lo que sientes que te faltaba cuando creabas tus looks!

De la misma manera, se realmente honesta contigo y haz una lista de las cosas que te hacen falta en tu vida diaria, desde las zapatillas de conejos hasta las “bragas grandes”, no hay nada que no se pueda hacer con estilo si te lo propones!

Después de este “brainstorming”, escribe una lista de prioridades. Piensa sobre dónde obtener las cinco cosas principales para evitar “distracciones”. Un tablero secreto en Pinterest podría ser muy útil, así como consultar a las compradoras expertas entre tus amigas para obtener sugerencias.

¡Consigue el look! (en tu armario)

Esos looks de las revistas, por muy bien presentados que puedan estar, hay que cogerlos con pinzas. Consulta tu armario para recrear dicho look, antes de gastarte medio sueldo en copiar el look de la famosa de la foto. ¡Aquí es donde un armario lleno de “básicos” se convierte en un tesoro! Os recomiendo leer el siguiente blog:

Into mind

Evita las trampas a la hora de comprar

Ahora que hemos llegado por fin a la parte divertida, me gustaría hablar de este tema tan actual durante las semanas siguientes y de cómo evitarlas:

buy1

Rellenar el vacío de tu armario

No, no, no y ¡otra vez no! No hemos tomado todas las medidas anteriores para correr a la próxima tienda y llenar nuestro pobrecito armario con más compras impulsivas. Recuerda que la construcción de un buen fondo de armario necesita su tiempo, y claramente no hay una fecha límite para finalizar este trabajo, a menos que seas Anna Wintour!

Piensa en ti misma como una diseñadora y tu vestuario como tu colección estrella! Antes de todo, tómate tu tiempo para pensarte tus compras bien. Hazte las mismas preguntas que te hiciste cuando ordenaste tu vestuario y no compres nada que no cumpla todos los requisitos.

Comprar menos, gastar más (y tirar menos)

Una forma crear un gran armario es sin duda “comprar menos y gastar más”, ¿por qué? No sólo debido a la mejor calidad, sino que simplemente gastar más = te hará pensártelo más, y ¡los obstáculos para deshacerte de algo caro son mayores! He seguido este sistema este año y ha sido sinceramente maravilloso, me parece que de alguna manera, mi ropa nueva me gusta mucho más! Le doy más valor y por eso la cuido mejor.

Viernes Negro, el Cyber Monday, Pre-rebajas & Co.

– Calcula un presupuesto realista si sales de compras, y  tal vez sea mejor que lleves efectivo contigo, deja tus tarjetas de crédito en casa.

– Mira primero si los precios de los artículos que te han gustado antes de las rebajas, están reducidos. ¡El tablero (secreto) en Pinterest podría ser una buena ayuda en esto!

– Compra sólo los artículos que están en tu lista de “prioridades”.

– Si no estás segura de algo, esto también va al sitio de las posibles “compras impulsivas”. Pregúntate si te lo comprarías si no estuviera rebajado…

– Si tienes tendencia a comprar demasiado, o eres naturalmente muy indecisa, tener un/a compañer@ crític@ contigo que no sea tu madre es buena idea (lo explicaré en breve).

– No te sientas frustrada si todos los demás (parecen tener) toneladas de gangas y tu te vuelves a casa con las manos vacías, piensa en qué otras cosas podrías usar el dinero que te acabas de ahorrar, por ejemplo, un buen masaje en un spa, un fin de semana distinto… y también, dáte una palmadita en el hombro por no haber caído en las tentaciones!

buy-2

Unas palabras sobre algunas dependientas…

Aunque son minoría hay dos tipos de ellas con las que hay que tener cuidado, por un lado, las totalmente indiferentes, que son claramente too cool for school (o por lo menos su trabajo), y las muy insistentes, que te presionan para comprar todo tipo de cosas que no necesitas. Seamos muy claras aquí, legalmente tienes derecho a mirar cualquier cosa cuando quieras y durante el tiempo que te apetezca, tanto si lo compras como si no. No te conviertes en una mala persona por mirar la etiqueta del precio, ni por pedir una talla más. También puedes pasar el tiempo que quieras/necesites en el probador.

Estoy mencionando esto, porque me ha pasado a mí, y muchas personas que conozco, que se han visto presionadas por las dependientas a realizar malas compras. Así que, hazte inmune a todo esto y piénsatelo dos veces antes de pedirles “su opinión”.

Tarjetas de tiendas

Otra vez un gran ¡NO!. Sí, es verdad que puedes obtener ofertas especiales o descuentos del 10% aquí y allá, pero si quieres perder el control sobre tus gastos, ésta es la mejor manera de hacerlo. Yo personalmente no tengo ninguna, lo cual fue una decisión consciente después de haber visto a gente a mi alrededor arruinarse con ellas, y desde luego que no me arrepiento.

Lo siento, ¡pero mamá no viene!

De la misma manera que nuestras madres en secreto, o tal vez no tan secretamente, fantasean con otros aspectos de nuestra vida, seguro que no van a parar en nuestro armario. Después de haber oído muchas conversaciones entre madres e hijas en muchos vestuarios, soy una firme creyente de las compras sin mamá – independientemente de lo “buenas amigas” que sois. Yo adoro a mi madre, pero fue gracias a ella que no he tocado ni un solo tono de verde durante más de una década – ¡no digo más!

Las cookies no son tan dulces como parecen…

Sí, están en todas partes, son como una pandemia que está invadiendo las pantallas de nuestros móviles, tablets… e incluso en nuestros correos electrónicos. Intenta dejar tus datos en el menor número de tiendas posibles y reduce las suscripciones que tienes hasta el mínimo. Básicamente, ¡limita las tentaciones y céntrate en tus prioridades!

¡Feliz 2015 y de compras inteligente!

imágenes vía Pinterest.

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

Recibe información sobre nuestra plataforma: cursos, proveedores, nuevas noticias del blog, eventos, etc…

2 Respuestas a

Dejanos un comentario y estaremos encantados de responderte

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos