Bioispiración y negocios

BLOG DE MODA SOSTENIBLE, WIN: EMPRESA SOSTENIBLE DE MODA

Por  Nicola Cerantola, Fundador de Ecologing

Hablamos hoy, de algo que ha sido un tema recurrente, ominipresente, ha estado en todo lo que hemos estado diciendo, aunque no nos diéramos cuenta.

– Ah sí, ¿qué?

– La naturaleza!

– ¿Cómo?

Sí, la naturaleza como musa, maestra y consejera para el rediseño de nuestra manera de producir, vivir, consumir.

El diseño sostenible se basa no sólo en respetar el entorno, si no en sacar principios y una cierta sabiduría de lo que nos rodea. La biomimética, es decir “copiar el cómo lo hace la naturaleza y los seres vivos” ha sido el tema que ha estado en todas nuestras reflexiones sobre moda y sostenibilidad, aunque no le hayamos llamado así directamente.

Siempre estaba, es parte de nuestra manera de hablar de otra moda, pero hoy vamos a ir más en profundidad, ver qué podemos verdaderamente aprender. Hoy vamos a verlo más de cerca, sacamos curiosidad y ¡algo de ciencia!

Empezamos con una historia. Nos vamos al 1941, a Commugny en Suiza. Una tarde soleada, el ingeniero George de Mestral, nota como en sus pantalones y en el pelo de su perro de caza, se han quedado “atrapados” unos frutos de cardo. Al intentar despegarlos, se fijó en su forma. Eran increíblemente eficaces para “pegarse” a tejidos o al pelo. Esa tarde, empezó a estudiar una tecnología que le llevó a patentar, diez años más tarde, en 1951, el velcro. Famoso y omnipresente, es uno de los ejemplos más destacados de biomimética.

velcro

Imagen del velcro al microscropio

Estudiar los “milagros” de la evolución natural, para sacar principios, tecnologías e ideas capaces de revolucionar el mundo. Como el velcro, cientos de ideas y tecnologías se han estado copiando desde los seres vivos, hacia todos los sectores de nuestras vidas, desde coches o trenes eficientes, hasta pegatinas antibacterianas, desde barnices autolimpiantes hasta edificios construidos como hacen las termitas..o incluso robots capaces de moverse como insectos o volar como colibríes..

Un mundo fascinante, revelador, el de la biomimética.

En moda, además del velcro, se ha estado copiando mucho, por estética y por función. Tenemos ejemplos asombrosos, como  la piel del tiburón para desarrollar trajes de natación con menor fricción, pasando por prendas que no se ensucian o con sistemas de autorregulación térmica que modifican su estructura según la temperatura o la humedad..

..hasta llegar, a casos como el de la mariposa Morpho, que copiando la estructura superficial de sus alas, nos permite crear prendas que reflectan la luz de una determinada manera y nos da colores brillantes, sin usar peligrosos químicos (los pigmentos sintéticos que se usan normalmente, suelen tener metales pesados).

donnasgro2

popup_morpho_morphotex

Tejido inspirado en las mariposas “morpho” de Teijin

Increíbles soluciones que nos abren nuevas oportunidades, y no hablamos de tecnologías o procesos sino de relaciones y estructuras sociales, podemos ir más allá, llegar a manejar nuestros negocios y nuestras relaciones empresariales como lo hacen los sistemas complejos.

Ejemplos como las bacterias E. Coli, que tienen “sociedades” co-opetitivas (cooperantes y competitivas a la vez) o los manglares, que hospedan hormigas que a su vez cultivan hongos que nutren de vuelta al manglar. Estos aspectos “sociales” no son de menor importancia respecto a los tecnológicos, puesto que la creación de ecosistemas empresariales en moda puede resultar clave para poner en práctica, ese concepto de economía circular y diseño de la cuna a la cuna que ya hemos estado afrontando en este blog.

Para poder verdaderamente crear sistemas virtuosos que favorezcan la eliminación del concepto de residuo, desarrollar redes de receptores (como las microorganismo que descomponen la materia orgánica..), de vectores de nutrientes o hasta infraestructuras de soporte entre PYMEs que por sí solas no serían capaces de asumir el peso de una innovación radical, por ejemplo.

Hablamos de redes multinivel de empresas, microempresas, consumidores, proveedores, ayuntamientos… no visualizáis un ecosistemas parecido a un bosque? o un humedal donde cientos de actores, cada uno con su papel, viven compiten, luchan, prosperan.. ¿por qué no copiar del E. Coli que autorregula la competencia a favor de la cooperación?

d6bc3a15f3649c9ff62c04ee3489da0c

Millones de especies conviven y colaboran para mantener cualquier ecosistema vivo

3.8 billones de años de prueba y error, de selección de las mejoras tecnologías y técnicas de supervivencia, nos debería hacer reflexionar sobre las consecuencia de nuestro impacto en los ecosistemas y la pérdida de biodiversidad. Mucho podemos aprender de nuestra maestra, cada vez que se extinciona una especie, es como si quemáramos una biblioteca, dijo alguien. Es reductivo, es como cientos de bibliotecas, quizás.

Proteger lo que nos rodea, por que allí es dónde podemos encontrar las respuestas, que nos permitan encaminarnos hacia nuevas fronteras, verdaderamente sostenibles para el futuro.

Foto Imagen Destacada de Flickr.

Si te ha parecido útil o interesante este artículo, por favor ¡comparte! ¡muchas gracias! 

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

Recibe información sobre nuestra plataforma: cursos, proveedores, nuevas noticias del blog, eventos, etc…

3 Respuestas a

Dejanos un comentario y estaremos encantados de responderte

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos