4 ideas para renovar tu armario sin cargar de basura extra al planeta

 

“Consumo Responsable y Estilo Personal”

Es difícil salir a comprar ropa y no entrar en una tienda de alguna de las grandes cadenas de moda que proliferan en las calles y centros comerciales de nuestra ciudad. ¿Quién ha podido resistirse a comprar unos vaqueros por 9,95 € o una camiseta por 4,99 €? Es una manera fácil, rápida, cómoda y  económica de comprar, pero ¿es realmente sostenible este tipo de consumo?

El modelo de producción de moda denominado “Fast Fashion” está basado enproducir una nueva colección cada 15 días. Lo que hace años eran dos colecciones anuales, primavera-verano y otoño-invierno, ha quedado relegado acolocar nuevos productos cada vez con menor intervalo de tiempo a un precio más asequible para llegar a un público masivo. Cada año se compran millones de toneladas de ropa que acaban en el vertedero. Hay estudios que determinan que la ropa de temporada que compramos la utilizamos sólo 6 veces y después nos deshacemos de ella.

En España se desechan más de 300.000 toneladas de ropa al año, entre 8 y 9 kg. de ropa por habitante y año. Tirar la ropa a la basura significa abocarla en un vertedero o incinerarla. En el vertedero, si las fibras que componen la prenda son naturales, tras muchos años se descomponen. Si la prenda está compuesta por fibras sintéticas el residuo se hace eterno formando montañas de poliéster sintético que, por ejemplo en África, donde terminan muchos de estos residuos, provocan el estancamiento de aguas favoreciendo lapropagación de enfermedades como la malaria. La incineración no es una mejor opción, la ropa que es quemada se convierte en cenizas y humo, que en función de los componentes del tejido pueden ser contaminantes y tóxicos perjudiciales para la salud y el medio ambiente.

La realidad es que ya hay suficiente ropa como para vestir a los siete mil millones de personas que poblamos el planeta durante varios años. La buena noticia es que hoy en día hay varias opciones para generar menos residuos textilesEl primer paso es reducir el consumo, pero si realmente necesitas completar tu armario con alguna prenda puedes:

  1. Intercambiar o compartir. Pedir ropa prestada a amigos o familiares es una buena solución para completar nuestro outfit cuando necesitamos ropa para un evento determinado. Para algo más duradero lo ideal es participar en un intercambio. Hoy en día se ha puesto de moda con el nombre de swap. Se trata de cambiar prendas que apenas has utilizado por otras que te parecen más atractivas. Por ejemplo Wikimums organiza swapping-partiespara intercambiar ropa.
  2. Reparar o modificar la ropa estropeada o que ya no utilizasEn tiendascomo The Storage en la calle Verlarde 6 de Madrid customizan ropa vaquera. Además en tu barrio o ciudad seguro que hay talleres que te pueden ayudar a modificar esa prenda que hace tiempo que no te pones. En Teté CaféCostura tienen una colección de upcycling que te puede inspirar. Ademásalquilan máquinas de coser por horas para que puedas lanzarte al “Do it yourself”.
    Finalmente si decides deshacerte de la prenda, en función de si está o no en buen estado, tienes varias opciones:
  3. Donar. Organizaciones como HumanaKoopera o Roba Amiga recogen ropa en buen estado que sus dueños ya no utilizan y la venden en sus tiendas de segunda mano. Los beneficios son destinados a proyectos sociales.
  4. Desechar. Si la ropa está muy deteriorada la opción más sotenible es llevarla al punto limpio de tu ciudad, donde se gestionará adecuadamente.

Siempre hay opciones para vestir bien sin generar más residuos y no es difícil desechar adecuadamente la ropa que ya no nos ponemos. Si lo ponemos en práctica el medio ambiente nos lo agradecerá.

“No es lo que tienes, sino cómo usas lo que tienes lo que marca la diferencia” (Zig Ziglar)

Sandra Lartategui, Directora de Organización y Medio Ambiente de Slow Fashion Spain

Ilustración: Ana Lage

Post publicado en el blog @alterconsumismo de elpaís.com

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

Recibe información sobre nuestra plataforma: cursos, proveedores, nuevas noticias del blog, eventos, etc…

8 Respuestas a
  1. Avatar

    Sandra felicidades por tu artículo.
    Estoy de acuerdo con lo que has escrito. Hace más de un año que decidí dejar de someterme a la esclavitud de la moda, porque no sólo son esclavos aquellos que forman parte de la producción en condiciones deplorables, también lo somos los consumidores que nos dejamos llevar por la fiebre de una tendencia a bajo precio.
    Era una reina del chollo, rebajas y marcas a precios de saldo pero todo eso lo he dejado atrás en beneficio de una nueva filosofía. Compro ropa vintage, marcas de moda ética, reciclo la mía e intento a través de comentarios, post y artículos en revistas transmitir el mismo mensaje y siento que no llega a ninguna parte. Es realmente gratificante encontrar personas que están en la misma línea.
    Un saludo

    1. Avatar
      Sandra Lartategui

      Claro que llega a alguna parte Gisela!!, una buena amiga dice siempre la frase: “entre todos podemos!!”. Al igual que tú has cambiado tus hábitos de consumo hay un montón de personas que hoy en día se están cuestionando su forma de comprar. Los consumidores tenemos el poder de cambiar las cosas, cada vez que elegimos un artículo y no otro, estamos dando indicaciones a las marcas de cómo deben producir. Además, cada vez están apareciendo más alternativas que nos facilitan las cosas.

      Mucho ánimo en tu nueva vida como consumidora responsable!

      Un abrazo.

      Sandra L.

  2. Avatar

    Genial el post: desde luego, hay muchísimas opciones para alargar la vida de las prendas.

    ¡Y muchas gracias por mencionar las Swapping parties! Precisamente los días 28 y 29 organizamos una en Mumumío, en García de Paredes. ¡Os esperamos a todos los que queráis intercambiar ropa de mujer y niño y pasar un rato divertido!

    De nuevo, gracias Slow Fashion.

Dejanos un comentario y estaremos encantados de responderte

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos